El juez Kerman destacó en los fundamentos de la sentencia la alevosía y la feroz modalidad empleada por el victimario Sandro Bordón. Resolución completa.

El juez Ernesto Kerman, de la Sala Segunda de la Cámara Penal, en el ejercicio de la jurisdicción en Sala Unipersonal, había resuelto el 4 de octubre condenar a Sandro Javier Bordón a cadena perpetua, por el delito de doble homicidio, doblemente agravado con alevosía, por ser criminis causa. El 19 de octubre el magistrado dio a conocer los fundamentos del fallo.

El doble homicidio fue perpetuado por Bordón, según quedó acreditado en el juicio oral y público. El hecho ocurrió el 23 de mayo de 2017, en horas del mediodía, en el domicilio de las víctimas. En los fundamentos del fallo se hace referencia a que el señor Sillero falleció producto de una golpiza encarnizada y criminal.

En relación a la otra víctima, la señora Bustos, dice el fallo “estaba recostada en su cama matrimonial con escasa movilidad debido a su delicado estado de salud. Sin apiadarse de la anciana mencionada, Sandro Javier Bordón se dirigió hacia ella y la sometió a una feroz golpiza en su cabeza causándole heridas de consideración, con el claro fin del encartado de eliminar todo testigo que acredite su presencia en la vivienda y poder así consumar el designio criminal primigenio que motivó su accionar, que era la sustracción de dinero y efectos de valor existentes en la vivienda”.

En el punto número cuarto del fundamento, el magistrado determinó agravantes y atenuantes, encuadrándolos en los artículos 40 y 41 del Código Penal, y estimó que no concurren factores atenuantes respecto del enjuiciado Bordón, e hizo hincapié en los agravantes de los hechos tanto en la propia naturaleza de los crímenes, como en la modalidad, de como fueron ejecutados.

En el juicio actuó como fiscal de Cámara, Leticia Ferrón de Rago, y como defensor Oficial, Marcelo Salinas. El actuario fue Juan Carlos Yacante.

A continuación, el fallo completo:

Dirección de Comunicación Institucional